Protestas en Chile: cómo es la nueva ley que aumentará las pensiones mínimas un 50%

Ha sido uno de los temas más demandados por la ciudadanía desde que estalló la crisis política y social en Chile el pasado 18 de octubre.

La necesidad de mejorar el sistema de pensiones se repite una y otra vez entre los manifestantes, quienes han acudido a las marchas con letreros exigiendo un mecanismo de jubilación “digno”.

La presión fue tal, que tanto el gobierno de Sebastián Piñera como los parlamentarios de oposición debieron tramitar a contrarreloj una ley que aumentara de forma sustancial las pensiones.

Detalles del proyecto

La iniciativa establece que durante este mes de diciembre a las personas mayores de 80 años se les aumentará en un 50% su pensión. Esto significa que quienes recibían una jubilación de 110.210 pesos (US$130), ahora recibirán 165.000 pesos (US$207 ).

Luego, para quienes tienen entre 75 y 79 años, se les incrementará su jubilación en un 30%, y para los menores de 75 años, en un 25%.

El plan es que en enero de 2021 se realice un segundo aumento y, un año después, un tercero, con lo que todas las pensiones mínimas crecerán en un 50% a enero de 2022.Derechos de autor de la imagen Getty ImagesImage caption Los adultos mayores chilenos reclaman que sus pensiones son bajas y que no les alcanzan para cubrir sus gastos mínimos.

Según la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, la ley beneficiará a cerca de 1,6 millones depersonas.

¿Qué tanto satisface las demandas ciudadanas?

A pesar de que el proyecto se aprobó de forma unánime en el Senado, en los días previos no estuvo exento de polémicas.

La iniciativa original del gobierno era aumentar la pensión solidaria solo en un 20% pero, tras la presión de los manifestantes y de algunos parlamentarios de oposición, finalmente se acordó llegar a un 50%.

Y, si bien es un avance, esta ley no termina de satisfacer las demandas ciudadanas.Derechos de autor de la imagen Getty ImagesImage caption Durante las manifestaciones, diversas personas han exhibido letreros llamando al fin del sistema de AFP.

El sistema de jubilación chileno depende de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Ideadas por José Piñera -hermano mayor del presidente-, durante el régimen militar de Augusto Pinochet, este mecanismo de cotización ha sido ampliamente criticado hace un par de años.

Esto es así, pues para muchos es considerado “injusto”, ya que hay gente que, aunque contribuyó religiosamente a su jubilación, recibe una suma mínima comparada a su salario.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.